525
post-template-default,single,single-post,postid-525,single-format-standard,wp-custom-logo,stockholm-core-2.3.2,select-child-theme-ver-1.1,select-theme-ver-8.10,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline,,qode_footer_adv_responsiveness,qode_footer_adv_responsiveness_768,qode_footer_adv_responsiveness_one_column,qode_menu_,qode_sidebar_adv_responsiveness,qode_sidebar_adv_responsiveness_1024,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-mobile-logo-set,wpb-js-composer js-comp-ver-6.8.0,vc_responsive
Título De La Imagen

El problema detrás de las autolesiones

El problema detrás de las autolesiones

Hace unos días, vi una noticia publicada en el periódico ‘’La vanguardia’’ que me dejó los pelos de punta. El titular era: ‘’Las autolesiones aumentan entre los adolescentes y se inician antes, a los 12 años’’.

Las autolesiones, al igual que ocurre con el suicidio, incluso si me lo permitís con cualquier tipo de trastorno mental, están extremadamente estigmatizadas. La gente define todos los problemas de la salud mental bajo la contundente (y aberrante) frase de ‘’está loco/a’’, e incluso muchos recurren al distanciamiento de la persona que sufre. Por suerte, no todo el mundo piensa igual.

Este tipo de conductas autodestructivas se caracterizan por hacerse daño a si mismo/a a nivel corporal, de manera repetida. Según la APA (American Psychiatric Association) será aquella conducta por la que la persona se inflige a si misma de forma intencionada una lesión corporal que suele producir sangrado, hematoma o dolor, con una expectativa clara de que esta lesión solo tendrá un daño físico leve o moderado.

Las personas que llevan a cabo autolesiones lo hacen con el objetivo de paliar el dolor emocional, tan insoportable para ellos. Surge como una forma de aliviar el malestar emocional que sienten, aliviar la presión y/o frustración y os preguntaréis, ¿por qué lo hacen de ese modo y no de otro? Por la simple razón de que no saben cómo manejar esas emociones y recurren entonces a la autolisis. Pero esto no es algo nuevo ni poco común, existen otras personas que gestionan su dolor emocional a través de los atracones o de la restricción de la alimentación, por medio del consumo de drogas y otras también lo hacen a través de las compras compulsivas. Todo esto son también formas de autodestrucción.

En resumen, se deben a escasa o nula capacidad de regulación emocional adecuada.

Al final todo esto lo que nos lleva a pensar y a sacar en conclusión es la fuerte necesidad de empezar a incluir la inteligencia emocional como plano en lo académico. Nadie nos enseña lo que es una emoción, a cómo gestionarla ni a normalizar el malestar psicológico.

Las personas que se autolesionan sienten (además de una enorme estigmatización), culpa, vergüenza, rabia, frustración, etc.

El objetivo principal de este artículo es concienciar a la sociedad de que las personas que se infligen daño a si mismas no están buscando llamar la atención, están intentando paliar el dolor emocional que sienten, y no conocen otra forma de hacerlo. Resulta muy necesario luchar contra la estigmatización de los problemas de salud mental, puesto que con ella lo único que se consigue es aislar al que sufre. Además, resulta muy necesario invertir en la prevención y en la promoción de la salud mental.

Yaiza Hellwig

Yaiza Hellwig

No Hay Comentarios

Publicar un Comentario

*

code