1547
post-template-default,single,single-post,postid-1547,single-format-standard,wp-custom-logo,stockholm-core-2.3.2,select-child-theme-ver-1.1,select-theme-ver-8.10,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline,,qode_footer_adv_responsiveness,qode_footer_adv_responsiveness_768,qode_footer_adv_responsiveness_one_column,qode_menu_,qode_sidebar_adv_responsiveness,qode_sidebar_adv_responsiveness_1024,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-mobile-logo-set,wpb-js-composer js-comp-ver-6.8.0,vc_responsive

Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en varones

Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en varones

Hoy vengo a hablaros sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en varones. Existe la falsa creencia de que los TCA son exclusivos de las mujeres. Es cierto que la prevalencia e incidencia de dichos trastornos es más elevada en el género femenino; sin embargo, existen datos que demuestran que la epidemiología de los trastornos alimentarios ha aumentado de manera muy considerable en los hombres en los últimos años.

 

Por este motivo, es conveniente incluir al género masculino tanto en investigación como en intervención clínica y adaptar el tratamiento psicológico a éstos, puesto que muestran características distintivas.

 

Ya en el año 1997, Garner observaba en sus investigaciones que hombres y mujeres experimentaban niveles similares de insatisfacción corporal, dato que nos da que pensar que el problema viene más por no haber considerado de igual modo a los varones en la investigación de los TCA. La principal diferencia por género se observa en la imagen corporal; las mujeres presentan mayor predilección por cuerpos delgados, sin embargo los hombres prefieren cuerpos musculosos. En EEUU, desde el año 2012, los anabolizantes son la primera sustancia inyectable.

 

Al igual que ocurre con el género femenino, en la etiología de los TCA en varones influye también el grupo de iguales. Es en la adolescencia, a través de la comparación social, que los adolescentes varones empiezan a desarrollar la preferencia por cuerpos musculados. Por lo tanto, la adolescencia es un periodo de riesgo para el desarrollo de conductas patológicas. A esto se le añade la influencia de las redes sociales, en la cual la cultura de la delgadez y la cultura de la musculación son ampliamente observables. Es importante, por lo tanto, tener en cuenta a los grupos de amigos en la evaluación psicológica. Además, en la adolescencia, los comentarios y burlas hacia la imagen corporal se tornan más frecuentes durante dicha etapa.

 

En el caso de los varones, es habitual que presenten antecedentes de sobrepeso y/o obesidad, y que hayan sufrido bullying caracterizado por burlas respecto al físico (Gueguen et. al., 2012).

 

En Anorexia Nerviosa, la diferencia principal entre géneros es que los varones presentan menor preocupación por el peso en comparación con las mujeres; sin embargo, presentan igual preocupación por la forma corporal (Strober et. al., 2006).

 

En Bulimia Nerviosa, las diferencias principales se encuentran en: la preferencia por alimentos en la sobreingesta, la percepción de cantidad, la sensación de pérdida de control y, por último, el método de compensación también es distinto (Lavender et. al., 2010).

 

Y por último os dejo algunos datos que creo que pueden invitaros a la reflexión:

  • Más del 90% de los adolescentes varones hacen ejercico con el principal fin de aumentar la musculatura
  • Aproximadamente el 70% modifica específicamente su dieta para desarrollar masa muscular
  • Un 10% hace uso de sustancias para potenciar potenciar el desarrollo muscular

Instagram Yaiza Hellwig

 

Yaiza Hellwig

Yaiza Hellwig

No Hay Comentarios

Publicar un Comentario

*

code